INICIO
banner10.jpg

...interesante

Entre el 85% y el 98% de las mujeres después de la pubertad presentan algún grado de celulitis, siendo más frecuente en unas razas que en otras.

 
Mitos y realidades sobre la Nutrición

En los últimos años, la preocupación por el que comer ha ido tomando importancia, por todos lados nos dan información y consejos sobre cómo debemos y que debemos comer. En la casa, con los amigos, con los vecinos y con los familiares, todos comentan sobre como alimentarnos, las nuevas dietas y los beneficios de los diferentes alimentos que consumimos a diario. Sin embargo en ocasiones la información que tenemos está sesgada o se contradice, por lo que nos formamos ideas falsas sobre la nutrición y en realidad no sabemos si nuestra alimentación cumple los requisitos para ser una dieta adecuada y equilibrada.

¿Qué requisitos necesita cubrir mi dieta para que sea recomendable?

Una dieta para que sea recomendable debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Cubrir las calorías que necesita cada persona dependiendo su sexo, actividad fí­sica, estatura, complexión, edad y estado de salud. Es por eso que cada plan de alimentación varia de persona a persona.
  • Incluir a todos los grupos de alimentos. Estos son: cereales y tubérculos, leguminosas, productos de origen animal, frutas y verduras.
  • Tener el porcentaje adecuado de cada nutriente (proteínas, hidratos de carbono y de grasas).
  • No causar daño a la salud.
  • Incluir por lo menos 2 alimentos diferentes de cada grupo al día.

¿Estoy embarazada tengo que comer por dos?

No, se ha visto que las mujeres embarazadas necesitan consumir en los dos últimos trimestres 300 kcal más a las que requiere cuando no está embarazada. Por ejemplo, para una mujer cuando no estaba embarazada sus recomendaciones energéticas eran de 1,600 kcal, sin embargo al estar embarazada sus necesidades energéticas aumentaron a 1,900 kcal, es decir, incrementaron un 19% y no en un 100% como a veces de piensa.

¿Tiene menos calorí­as la miel que el azúcar?

No, una cucharadita de miel y una de azúcar tienen las mismas calorí­as, la única diferencia entre éstas es que el azúcar ha sido procesada para su elaboración, mientras que la miel es un alimento natural.

¿Es necesario tomar suplementos vitamí­nicos?

No en la mayorí­a de los casos. La cantidad de vitaminas y minerales que el cuerpo necesita para llevar a cabo sus funciones es muy pequeña por lo que a partir de una dieta equilibrada podemos satisfacer nuestros requerimientos tanto de vitaminas como de minerales, sin embargo si es recomendable el consumo de estos suplementos por mujeres embarazadas, lactando o en personas que padecen algún tipo de enfermedad en la que no se pueden absorber correctamente las vitaminas. Así como cuando existen situaciones de stress físico o psiquico, o esta haciendo una dieta de adelgazamiento

¿Es necesario ingerir suplementos vitamínicos cuando tengo catarro, estoy cansada o cuando tengo problemas de la vista?

No, ya que como se menciono anteriormente no es necesario ya que es muy pequeña la cantidad de vitaminas que el cuerpo necesita y se cubre con la alimentación, por lo que si no existe una deficiencia, la administración de vitaminas mayor a la necesaria no logra ningún efecto positivo ya que el organismo no efectuara más reacciones de las que habitualmente requiere y, por el contrario, puede causar daños un exceso de éstas.

¿Si quiero bajar de peso debo eliminar totalmente el pan, la patata y las pastas de mi dieta?

No, estos alimentos son una fuente importante de hidratos de carbono, los cuales son necesarios para que nuestro organismo obtenga energí­a, sin embargo el abuso en el consumo de estos alimentos y sus guarniciones (mantequilla, crema, mermelada, margarina, etc.) los convierte en alimentos altamente calóricos, por lo que se recomienda disminuir la cantidad de su ingesta.

 

...consejos

Evita los excesos de grasas saturadas. Escoge carnes magras, come pescados y aves, modera el consumo de huevos y vísceras (hígado, riñones, sesos, etc.), cocinar a la plancha, brasa, horno o hervir los alimentos en lugar de freírlos, puedes consumir aceites vegetales (oliva, maíz, girasol), limita el consumo de manteca o margarina.